¿A qué jugás hoy?

Quiero seguir un poco más con el tema “psicología y juegos”, y tal vez cerrarlo por ahora. No hay mucho más que decir sobre juegos, pero puede que retome psicología de otra forma más adelante.

Recordarán de posts anteriores lo que hablamos sobre transacciones y juegos. Aunque adoremos el drama, hay veces que es preferible escapar de los juegos, ya que sus resultados pueden ser terribles. Hoy quiero ver un poco que es necesario para evitar nosotros mismos caer en juegos propios o ajenos.

A veces se cree que, para evitar los juegos, hay que descifrar las necesidades de los demás, y privarlas de estas. Pero puede ser muy dificil determinar las necesidades de los demás. Si alguien te está insultando, ¿cómo podes saber si realmente cree lo que dice, o solo lo hace por provocarte? A veces uno no sabe sus propias necesidades. Y trabajar en este area es mucho más productivo.

Retomemos el ya mencionado en un post anterior Schlemiel: ¿qué hace que B no se enoje, que no responda? Esto es lo que llamamos “gimmick”, una necesidad del participante víctima que el instigador puede explotar con facilidad. B tiene alguna necesidad relacionada con ser “razonable”, y puede tomar varias formas: un principio, como “Debo ser razonable”, o “Debo parecer razonable”; una situación condicional, como “Debo parecer razonable si alguien más parece razonable”.  Pero una variación formidable es “Seré razonable para demostrarte que soy mejor que vos”.

Otro ejemplo, “Why don’t you – Yes but” (YDYB) : acá, la necesidad de B esta relacionada con ser “útil”. De nuevo, puede ser “Debo ser útil”, “Debo parecer útil”, o similares. Pero una muy particular es “puedo hacerte sentir agradecido siendo útil”. Esta es una posición muy poderosa, y llama a que A tome la posición “Adelante”. Estas necesidades ya no se limitan a controlar el comportamiento de B: ahora quiere demostrarle algo a A, y eso provee un gancho muy fuerte para los juegos.

Nuestras gimmicks pueden salirse de control, al punto que controlan el juego, y no somos nosotras las víctimas, sino los insitgadores. A esta un poco deprimido, y B ofrece su ayuda para levantarle el ánimo, pero A rechaza sus ofertas. Luego de un rato, B piensa “A esta jugando YDYB – y yo, como un boludo, le presto atención”. Pero no es el caso: A está tomando responsabilidad por sus emociones, y B esta usandolo para conseguir satisfacción del Pago por martirio no apreciado.

Para evitar o controlar los juegos, es necesario analizar nuestras gimmicks, con un poco de introspección honesta. La próxima vez que se vean en un juego, haganse algunas preguntas: ¿qué desean? ¿cual es el resultado ideal para ustedes? ¿quieren obtener algo? ¿o tal vez evitar algo? ¿qué les gustaría que le pase al otro jugador? Esas preguntas dan grandes pistas hacia nuestras gimmicks. A veces, nos metemos en juegos que no están nada relacionados con ellas, con el fin de estructurar el tiempo, evitar los silencios incómodos, u otros.

Una vez que tenemos una idea de que buscamos, podemos pensar o actuar en consecuencia.

Tomemos el gimmick “debo ser razonable”. ¿Es necesario ser siempre así, es acaso una verdad absoluta y objetiva? Lo dudo. Y si lo tomamos así, lo único que logramos es atraer juegos dispuestos a desafiar nuestras creencias. Además, ¿cómo definimos “razonable”? El diccionario dice que es algo “arreglado, justo, conforme a la razón”. ¿Es razonable permitir que alguien destruya tus cosas adrede? No. Si hacen un daño severo, es razonable pedir que paguen por él, y si se reúsan es razonable pedirles que se retiren.

Si sabemos que comportamientos nos provocan las discuciones, podemos intentar no comportarnos así. Si tu necesidad de harmonía te lleva a mantener la paz familiar, intentá no mantenerla. Dejá que los demás resuelvan sus diferencias. Si tu necesidad de aprobación no te deja decir que no, decí “No” al próximo favor que te pidan. Experimentá entrar en ese nuevo territorio. Fijate todo lo que te invita de vuelva, la culpa, la ira, las racionalizaciones que llevan a pensar “solo esta vez”, que atraen la atención del instigador, y negate a participar de todos modos. Experimenta esa falta de armonía, esa desaprobación, y date cuenta que, aunque puede que no sea lo más cómodo, no es insoportable. De hecho, puede brindarte una sensación de liberación de una necesidad que te tenía atado.

No es necesario aprender los juegos para liberarnos de ellos. Con un poco de introspección, podemos averiguar nuestras propias necesidades. Con un poco de razonamiento, podemos cuestionar las premisas de esas necesidades. Y con un poco de curiosidad, podemos ver lo que es probar algo distinto.

Los dejo con esto, y solo por entretenimiento, con unos ejemplos más de juegos. Quiero aclarar que los juegos son flexibles, yo solo los presento en su caso más habitual.

Zeba, el blogger con un gimmick de lectores, suscriptores y fans

Extra: todavía más juegos

Ahora te tengo, hijo de puta (Now I’ve Got You, You Son of a Bitch): clase: de vida; participantes: dos personas; estadossocial: Adulto-Adulto; psicológico: Padre-Niño

Resumen: A tiene pruebas de que B hizo algo que rompe algún pacto, explícito o implícito. En lugar de resolver el conflicto como adultos, A muestra su ira, haciendo que B se sienta inferior

De no ser por vos (If It Weren’t For You): clase: marital; participantes: marido y mujer; estadossocial: Padre-Niño; psicológico: Niño-Niño

Resumen: la mujer culpa a su esposo por haber evitado que haga algo que deseaba (aprender danzas, por ejemplo). El hombre termina cediendo, pero la mujer descubre que tiene algún temor relacionado, y su esposo le hacía un favor al no permitir que lo haga. Además, la pareja no tiene nada en común, y pelea constantemente. Sin embargo, el motivo por el cual estan casados es porque se complementan psicológicamente: cada uno protege al otro de sus fobias.

Que tu y él peleen (Let’s You and Him Fight): clase: sexual; participantes: mujer y 2 (o 3) pretendientes

Resumen: tiene un principio básico, dos hombre compiten por una mujer, pero es más complejo, ya que puede ser: como maniobra, romántica, ya que la mujer cumple su promesa y se presume que viven felices por siempre; como ritual, trágico, porque la sociedad es la que impone la pelea (no la mujer), y esta debe aceptar el resultado; como juego, cómico, porque mientras ellos se pelean, ella los deja por un tercero, y la satisfacción viene de la idea de “la competencia honesta es para perdedores”.

Bueno, eso es todo por ahora. Nos vemos la proxima.

Anuncios

Autor: ZebaSz

Un joven multi-entusiasta, geek, aficionado por la música, y otros

2 comentarios en “¿A qué jugás hoy?”

  1. Esta vez me gustó, cuando leí tus post anteriores interpreté (boludo yo) los juegos como algo sin salida y me dió un poco de pena. La verdad es que sinceramente estaba medio boludo ese día porque cuando leí esto pensé “¿Esta es la solución? Decime algo que no sepa.” dandome cuenta que eso es lo que normalmente hago cada vez que caigo en algo así.
    En fin, estuvo bueno, la verdad me vino bien.

    Bueno, te invito a que pases por mi página de facebook y si te interesa pedime algún juego para que comente (Se que conoces pocos, pero seguramente no son de mi estilo y me viene bien cambiar de vez en cuando). Me despido.

  2. me encanto tu planteo de negarte y todo eso: me parece q esta bueno para que uno se ponga a ver q quiere y si esta dispuesto a entrar en el juego del otro…me copo tambien el ultimo juego de los extras “q tu y el peleen” porque es hiper comun y aparte es muy comico cuando dos giles se pelean y la mina termina saliendo cn uno mejor q ellos dos juntos XD (un poco malvado lo mio, pero bueno)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s