Home, home again

Después de dos semanas de desesperación y ansias. Llegué el lunes a la noche. Y si notaron la bastante sutil alusión, sí, vicié un poco con Pink Floyd.

Sí, así es, he vuelto de mi viajecín a Córdoba, y tengo bastante por contar. Empiezo por lo primero, la 1º semanita: Santa Rosa de Calamuchita.

Antes que nada, comento que la ida y la vuelta estuvieron muy jodidas y feas. A la ida tuvimos que frenar completamente, no se veía más allá de la trompa del auto, e incluso granizó un poco. El resto de los días, bárbaro el clima. Que se yo, se volvió loco. Yo culpo al calentamiento global.

Si sos bicho de ciudad como yo, es un tanto chiquito y vacío. No tanto, un poquito no más. Lo que sí, el único uso de la tarjeta es el cajero, porque solo encontré un restaurant con tarjeta (no posnet, por teléfono), creo que se llamaba Los Pinos, y no quieren comer ahí. Para que se imaginen, “salsa de champiñones” = champiñones + salsa blanca genérica (así como suena, y peor también) que te tapa el sabor de todo el plato. Ni idea los otros negocios, pero tarjeta, poco y nada. Irónicamente, hay una rotisería donde había comida muy rica, que se llamaba Salsa Blanca.

En cuanto al lugar mismo, no hay mucho que decir. El tiempo que pasamos dentro de Sta. Rosa no fue tanto, anduvimos paseando por todo lo que había alrededor. Un día fuimos a Va. Gral. Belgrano. Ahí había una rica cerveza artesanal. Y eso que yo soy de detestar la cerveza (sí, hablo de vos, Quilmes). Trajimos unas de una cervecería llamada Interlaken para regalar a algunos. Muy rica la roja, la recomiendo 😛

Otro día fuimos a La Cumbrecita. Diganme, ¿qué se imaginan que es con ese nombre? Si pensaron “barrio con-cheto”…no se cómo hicieron, pero le pegaron. Es tremendo, pensé que sería solo trekking. Osea, sí, hay que caminar bastante, pero igual, estan cagados en guita.

Fuimos a un parque llamado “el Torreón” (adivinen que había), a un zoológico “Eden” (en pobre estado por un incendio de hace un par de años), a “la Cascada” (una de esas de mentira que hay al lado de Sta. Rosa), anduvimos un poco por la zona, no mucho más que recuerde.

Eso en cuanto a la primera semana. Otro día me pongo a contar un poquito de la segunda.

Veo que Akaku pasó por el blag y mencionó que iba a hacer su aporte (no obligatorio, pero muy agradecido). Ni idea qué pasó que no lo hizo, después me contará. Yo que estaba muy ansioso por leer lo que ponía 😛

Comenten, suscribanse, “me gusta”, etc., etc., si quieren.

Zeba, el blogger que está tardando en ponerse al tanto con todo lo que pasó en su ausencia…o más o menos

Anuncios

Autor: ZebaSz

Un joven multi-entusiasta, geek, aficionado por la música, y otros

2 comentarios en “Home, home again”

  1. q lindo! yo solo conozco carlos paz y cuesta blanca (q, te aseguro, es más chiquito q santa rosa). Despues, sí, la costa atlantica, un monton. Me encantaria conocer más de córdoba… Y hablando de comida q no es rica, en claromecó comi una pizza q parecía q la había hecho yo de tan “asi no más” q estaba hecha :$

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s